Propósitos para el 2018

“Sed perfectos como vuestro
Padre celestial es perfecto”.

Mt. 5, 48

  1. Lucharé contra el pecado, que me aleja de Dios. Estaré alerta para no caer en tentaciones.
  2. Acudiré a los sacramentos frecuentemente, para que me fortalezcan en mi vida espiritual.
  3. Realizaré buenas obras, sobre todo al servicio de los demás.
  4. Rezaré. La oración es ese diálogo con Dios en donde se encuentran las fuerzas necesarias para la batalla cristiana y para pedir aquellos dones que me hacen falta.
  5. Haré el examen de conciencia cada noche, antes de acostarme, para conocer mis debilidades, e irlas corrigiendo.
  6. Acogeré la voluntad de Dios, aceptando sus planes por más difíciles que parezcan.
  7. Seré fiel a la gracia recibida por medio de los sacramentos.
  8. Trabajaré en el mejoramiento de mi temperamento y en la formación del carácter.
  9. Realizaré cada día la lectura espiritual, mediante la cual iré conociendo más mi fe.
  10. Buscaré un sacerdote para mi dirección espiritual.
  11. Viviré y difundiré la devoción a la Santísima Virgen María.
  12. Procuraré la salvación de las almas, especialmente las de mi familia, y no olvidaré las ánimas del purgatorio, por quienes rezaré con devoción.